Implantología dental y su desarrollo ético y científico a lo largo de la historia

Implantes dentales. Implantología dental

En las últimas décadas, la implantología dental ha avanzado todo lo que no se logró en miles de años. Hay evidencias de que los egipcios, como los hombres de hoy, intentaron sustituir un diente perdido, con su función y estética. El éxito llegó en la época moderna.

“Miles de años de investigaciones y prácticas, incluso en personas muertas, no dieron buenos resultados a culturas antiguas como la egipcia la etrusca y la inca. Pero a mediados del siglo pasado comenzó el despegue de lo que hoy se conoce como implantología moderna”, señalan nuestros especialistas en implantes dentales en Madrid.

El punto de partida ha sido fijado con los trabajos de Bränemark, hace 30 años atrás. De allí en adelante, el avance ha sido tal que hoy se puede predecir el proceso de un tratamiento de implantes dentales en un ambiente digital para luego aplicarlo sin inconvenientes al paciente.

Es uno de los impactos científicos más importantes en la odontología en los últimos años. Pero, este avance hay que verlo desde varios puntos de vista. Un estudio de dos autoras cubanas, titulado “Impacto científico y ético del desarrollo de la implantología en la sociedad”, plantea además un conflicto ético y de aplicación a todas las clases sociales.

Rosanys Denis Echezarreta, doctora en prótesis dental y Yohanis Denis Echezarreta, licenciada en la misma especialidad, muestran el avance científico como positivo porque permite recobrar una pieza dental en su función y estética, pero llaman la atención sobre quiénes pueden pagar esos tratamientos, que generalmente son costosos. No obstante, es cierto que cada vez más clínicas dentales ofrecen facilidades para financiar estos tratamientos.

Además, estas autoras establecen que ante el rápido avance de la tecnología y lo acelerado que transcurre la historia en el ámbito de la salud, muchas veces no da tiempo a analizar las consecuencias buenas o malas de su aplicación.

Ambas plantean además establecer una adecuación de principios éticos para que los cambios tecnológicos en los tratamientos de implantes dentales se encaminen con un mínimo de alteraciones en el paciente y su relación con la sociedad.

“Desgraciadamente, no todos los países pueden tener estos avances y solo un grupo de los países más desarrollados puede darse el lujo de contar con ellas”, se lee en el informe final del estudio, publicado en la Revista Habanera de Ciencias Médicas.

Esto quiere decir que dos terceras partes de la población mundial no tiene acceso a un tratamiento de implante dental para mejorar su dentadura y su calidad de vida. Por su parte, este tipo de tratamientos es cada vez más demandados en las clínicas dentales en Madrid (España).