Desmontamos 10 mitos sobre los implantes dentales

clinica dental en madrid

En la actualidad, los implantes dentales han evolucionado, y han cambiado los procedimientos, las técnicas, los materiales… Es una realidad, que los avances tecnológicos han permitido reducir el tiempo de la intervención y la recuperación, con cirugías poco invasivas ya que el paciente a penas siente molestias.

Aun así, existen muchos mitos entorno a los implantes dentales en Madrid que provocan dudas en las personas que se quieren realizar esta intervención. Los pacientes que se realizan este tratamiento, mejoran su salud bucodental y su calidad de vida en general.

Por este motivo, nuestra odontóloga Esther Cañaveral ha hecho una recopilación de algunos de los mitos más habituales, que suelen dar lugar a numerosas preguntas en la consulta.

  1. Los implantes dentales pueden producir rechazos o alergias. Esto no es cierto, porque los implantes están compuestos de una aleación de titanio. Este material es biocompatible con nuestro cuerpo y, por tanto, es muy raro que se produzca una reacción alérgica o que el cuerpo no acepte la nueva pieza. Gracias a los procesos biológicos naturales de curación se integra completamente dentro del hueso. Si queremos describir el proceso en el que el implante dental no llega a unirse con el hueso, hablaremos de fracaso de integración u osteointegración. Aunque un implante falle, siempre será posible colocarlo de nuevo, y en este caso será esencial hallar los factores que han causado este fallo para poder controlarlos.
  2. La colocación de implantes es un tratamiento largo y doloroso. Se trata de un tratamiento complejo, pero no es doloroso ya que la colocación del implante se realiza bajo anestesia local, que también podría estar acompañada de sedación asistida. En cuanto al postoperatorio, siempre hay que seguir las recomendaciones del cirujano, pero es un proceso en general poco molesto.
  3. Los implantes no son estéticos. Hoy en día los implantes son iguales a los dientes naturales, y los nuevos materiales son durables y no se estropean a lo largo del tiempo. Asimismo, se pueden utilizar materiales como el circonio en la parte visible de la parte protésica, consiguiendo imitar con gran exactitud el diente natural.
  4. Los implantes no son para toda la vida. Si se realiza con garantía de uso de buenos materiales, por un buen especialista y se realizan los cuidados bucodentales adecuados, los implantes dentales pueden durar toda la vida.
  5. Si no tengo hueso, no me puedo poner implantes. La colocación de los implantes dentales suele realizarse sobre el hueso maxilar, aunque en la actualidad se ha desarrollado una técnica para insertarlos en el hueso del pómulo. Además, existen técnicas de reconstrucción en 3D que permiten realizar la cirugía de manera virtual, y resolver problemas como la falta de hueso.
  6. Cualquier dentista puede poner implantes. La implantología es una especialidad compleja. Por tanto, se trata de una disciplina que requiere una alta especialización por parte del odontólogo. “Son muchos los factores que definen la técnica quirúrgica que hay que utilizar, el tipo de implante a seleccionar, así como conocer y actuar frente a los factores de riesgo que presente el paciente», indica la odontóloga Pérez.
  7. Los implantes son solo para personas mayores. Los implantes dentales son la mejor opción para aquellas personas que hayan perdido uno o varios dientes, sea cual sea su edad. Aunque sí hay que tener en cuenta, que en pacientes jóvenes se debe esperar a que finalice el crecimiento óseo, es decir a partir de los 18 años aproximadamente.
  8. Los implantes aumentan el riesgo de inflamación de las encías. El paciente con problemas en las encías debe tener en cuenta que estos tienen que estar controlados antes de colocar los implantes, y que una vez colocados deben realizarse revisiones regulares para el control de los factores que predisponen a tener enfermedades. Las enfermedades que provocan inflamación en las encías, como gingivitis y periodontitis, no se originan por los implantes.
  9. Si tienes alguna enfermedad sistémica, no puedes ponerte implantes. Cualquier persona con una enfermedad de este tipo, como la diabetes, hipertensión o alguna enfermedad cardíaca, puede ponerse implantes. Simplemente debe tenerla controlada y estabilizada. Hay un tipo de enfermedad sistémica, la osteoporosis, que en ocasiones requiere un tratamiento farmacológico basado en bifosfonatos.
  10. Los implantes no requieren cuidados específicos. Los implantes dentales se sienten y parecen dientes naturales, pero aun así requieren unos cuidados específicos para prevenir posibles problemas. Siguiendo unos sencillos consejos, es posible mantener en perfecto estado tanto los implantes como la salud bucodental en general.