¿Cómo afecta una mala alimentación a la salud de tu boca?

¿Cómo afecta una mala alimentación a la salud de tu boca?

Una alimentación equilibrada es esencial para mantener un buen estado de salud en general y para que nuestro cuerpo funcione de forma correcta. Los primeros implicados en la asimilación de cada comida son los dientes, encías, la lengua y el paladar por lo que, aunque no asimilen de primera mano ningún nutriente, se verán afectados directamente por la composición de estos. Mantener una dieta saludable será fundamental para conservar la salud bucal y evitar la aparición de enfermedades originadas por un estilo de vida inadecuado. 

Alimentos azucarados que pueden dañar tu dentadura 

No todos los alimentos ricos en las variedades que existen de azúcar son perjudiciales para la salud general o para la salud bucal. Las frutas, verduras, dátiles, miel o zumos forman parte de una dieta equilibrada y, por tanto, su consumo regular es recomendable. Los alimentos que más trabajo van a dar a nuestra dentadura son, por ejemplo, los ultraprocesados como las golosinas o caramelos ricos en azúcares que se adhieren a los dientes y se disuelven muy poco a poco. Algo similar ocurre con las bebidas azucaradas al contener ácidos perjudiciales para los dientes. El esmalte de estos también se ve atacado por los pasteles y por el hielo, que puede agrietarlo y dejar así el diente expuesto.  

Dolencias bucales a partir de la ingesta excesiva de alimentos azucarados 

Cada vez son más las personas que acuden a nuestra clínica dental situada en Madrid Centro con molestias provocadas por las caries, que van apareciendo cada vez en más jóvenes. Las caries son provocadas por la ingesta de alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas, al entrar en contacto el azúcar de estos con las bacterias de la boca. Esta mezcla causa ácidos que atacan a los dientes durante más de 20 minutos provocando cavidades dentales y, en los casos más severos, la destrucción dentaria la cual necesita de ortodoncia. Otra de las formas en las que una mala alimentación afecta a los dientes es con la erosión de los mismos que consiste en la pérdida del tejido duro del diente al ingerir una excesiva cantidad de ácido.  

No llevar una dieta equilibrada no solo afecta a los dientes, también pueden aparecer problemas periodontales como inflamación o el sangrado de las encías. Esto puede dar lugar a enfermedades como la gingivitis e incluso la periodontitis o la caía de los dientes. En este caso, los dientes serán sustituidos por implantes dentales que necesitan de un cambio a una dieta saludable y de cuidados diarios con el fin de mantenerse el mayor tiempo posible. 

Consejos para cuidar los dientes, el esmalte y las encías 

Hoy en día la ingesta de alimentos azucarados es muy común y, aunque no es recomendable su consumo excesivo, te dejamos aquí una serie de consejos para reforzar la salud bucal en tu rutina diaria y así tener unos dientes y encías más fuertes en el momento en que decidas consumirlos: 

  • Utiliza flúor para reforzar el esmalte y prevenir el deterioro de los dientes y la aparición de caries y enjuágate después de las comidas para desalojar los restos de comida que se quedan entre los dientes y las encías.  
  • El hilo dental permitirá que tu dentadura esté libre de los residuos bacterianos de las comidas al arrastrar las partículas restantes que se acumulan entre los dientes y las encías. Esto reduce la posibilidad de la formación de caries, placa o sarro.  
  • Usa un cepillo de dientes eléctrico o blando para no dañar los dientes, el esmalte o las encías y cámbialo cada tres meses para limpiar los dientes de forma eficaz sin resultar demasiado abrasivo.