Verdades a medias sobre la salud bucodental

clinica dental madrid centro

En nuestro día a día, siempre hemos escuchado ciertas “verdades” sobre la salud bucodental. Lo más anecdótico es que muchas de ellas, no son verdad. A continuación, te contamos los mitos más repetidos sobre la salud bucodental.

Después de comer puedes usar un palillo de dientes

Es verdad que existen palillos dentales, que sí están pensados para la higiene bucal, pero el hilo dental o la seda son menos agresivos y más recomendables. Si quieres llevar a cabo una buena higiene dental, no debes usar un palillo de dientes o de madera para quitar la suciedad de tus dientes. Al ser de madera y duro, puede dañar dientes, encías e incluso el esmalte.

Los cepillos de dientes y los enjuagues fuertes limpian mejor

No es verdad. La realidad es que en el mercado hay cepillos de dientes de diferentes durezas, y por muy duro que sea el cepillo, la placa endurecida o el sarro no se quita mejor. Lo único que hace el cepillo duro es desgastar el esmalte y retraer las encías.

Una limpieza diaria, tres veces al día, con un cepillo dental de consistencia media es más que suficiente para evitar que se forme sarro. Tampoco es necesario acompañarlo por un enjuague bucal que haga que te salten las lágrimas, como sucede con los que contienen mucho alcohol. A la larga, el uso excesivo de enjuagues bucales puede generar sequedad en la boca. Lo idóneo, es usar el enjuague bucal una vez al día para protegerte de las caries.

El mal aliento está relacionado con problemas de estómago

Es rotundamente falso. Está claro que cuidar el estómago es muy beneficioso para la salud bucodental, pero la gran mayoría (un 90%) de las causas que están detrás del mal aliento o halitosis, están en la boca.

¿Por qué el mal aliento viene de la boca y no del estómago? Porque las bacterias en nuestra boca degradan a través de su metabolismo las proteínas procedentes de células de nuestro propio organismo, de otras bacterias y por supuesto, de lo que comemos. Sino cuidamos nuestra higiene dental, los compuestos que surgen de esta degradación terminan produciendo halitosis.

Es mejor no cepillarse los dientes para evitar el sangrado de encías

No es verdad. Las encías sangran porque están inflamadas o enfermas, no porque te cepilles los dientes. Según datos de estudios epidemiológicos elaborados por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), la gingivitis afecta al 90% de la población y casi la mitad de los ciudadanos padecen periodontitis. Es decir, no es un caso aislado ni mucho menos causado por el cepillado. Y lo mejor que puedes hacer es acudir a tu dentista para tratarla correctamente.

Con la «piorrea», se caen todos los dientes

No es verdad. Cada vez hay más tratamientos que frenan la piorrea. Lo que realmente sucede es que, debido a esta enfermedad periodontal, se va perdiendo el hueso alrededor del diente. Por lo tanto, al no estar bien sujeto, con el tiempo se terminará cayendo si no se trata. Pero con un tratamiento no tiene por qué pasar en absoluto y los dientes se quedarán en su sitio como si no hubiera pasado nada.

Con la edad es normal que se pierdan dientes

Es una verdad a medias. Sí, hay muchas personas mayores a las que se les caen los dientes e indirectamente es por la edad. Pero en el sentido de que cuantos más años pasan sin una correcta higiene bucodental, es lógico que los dientes se vean afectados y se terminen cayendo poco a poco. Sin embargo, esta situación se puede evitar si se lleve a cabo una buena higiene bucodental.

Las limpiezas dentales perjudican el esmalte

No es verdad. Si todos los años, te realizas una limpieza dental bien hecha nunca perjudicará el esmalte. En principio, realizar una limpieza dental al año es lo óptimo para evitar males mayores como caries, endodoncias o implantes dentales. Hoy en día, los aparatos que se usan para las limpiezas dentales eliminan mejor el sarro sin dañar el esmalte.

El uso del hilo dental no es necesario

Es una verdad a medias. Siempre se relaciona la higiene bucal con el cepillado sin pensar en el uso del hilo dental. Sin embargo, si bien el cepillado ayuda a limpiar la superficie de los dientes, hay zonas donde éste no llega, momento en el que es necesario el uso del hilo dental. Con el uso del hilo dental se puede evitar la aparición de caries entre un diente y otro, así como otras enfermedades.

Los implantes dentales pueden ser rechazados

Es una verdad a medias. Depende de cada paciente y su salud bucodental. En nuestra clínica dental situada en Madrid centro, se utiliza una técnica muy avanzada y nuestros especialistas siempre buscan una osteointegración rápida y sin problemas.

En este caso, uno de los materiales que más se usa en implantología es el titanio quirúrgico, que se integra muy bien con el hueso y los tejidos blandos. En algunos casos, esta parte es la que alguna vez ha fallado (el proceso de integración con el hueso) pero no por un rechazo biológico.

Si mis encías no me duelen, no necesito ir al dentista

Es una verdad a medias. Es normal que, si algo no te duele ni notas ninguna molestia, pienses que todo está bien. Pero también es importante la prevención y esto significa que, si algo no te duele, lo suyo es hacerse revisiones periódicas. Esto es verdad en la salud bucal, ya que hay muchos trastornos y afecciones bucales que de primeras pueden no detectarse y al no detectarse al tiempo, pueden derivar en enfermedades más graves.

Como has podido ver, existen muchos mitos sobre la salud bucodental que no tienen ningún fundamento y así te lo hemos contado. En este sector, la tecnología ha avanzado muchísimo, todo el mundo conoce las pautas de la higiene bucal y todas las personas pueden visitar a un dentista en cualquier momento. Si alguien te insiste con algún mito comentado anteriormente, ya tienes argumentos para que cambie de opinión.